DID en los kdramas del 2015…(VII) -1-


SÉPTIMA PARTE: El largo viaje hacia la sanación: terapéutica, pronósticos y esperanzas. (I parte)

El largo y difícil proceso terapéutico para sanar a la persona con DID es hoy todavía un campo poco transitado con escaso éxito probado. Sin embargo, se sabe que el DID es curable, y que el camino más beneficioso y eficaz debe conseguir la unificación de las partes y un adecuado enfrentamiento y elaboración consciente de los hechos traumáticos.

Antes de introducirnos en las fases que los terapeutas han desandado junto a los pacientes de DID en virtud de su sanación, hablaremos de las técnicas y métodos que más usado para tratar la disociación de identidad.

METODOS Y TÉCNICAS TERAPÉUTICAS

Psicoterapia Individual:  el método psicoterapéutico individual sigue siendo la elección más eficaz en el tratamiento de la persona disociada. No es breve ni simple. Se necesitan como promedio entre 5 y 7 años en los adultos para conseguir una recuperación completa, siempre que el tratamiento sea constante. Su objetivo principal es la integración de los estados de personalidad separadas, en una personalidad unificada y cohesiva. Para eso es esencial que la persona con DID esté motivada a trabajar sobre el trauma. La psicoterapia para los trastornos disociativos a menudo implican técnicas que desencadenan los síntomas disociativos para acceder a la memoria-trauma, por lo que es importante una gran habilidad del terapeuta y una base de confianza profunda entre este y el paciente.

El tratamiento incluye las siguientes etapas: el descubrimiento y la «cartografía» de los alters o partes; el tratamiento de los recuerdos traumáticos y «fusión» de las partes; y la consolidación de la personalidad recientemente integrada. Más adelante, cuando hablemos sobre estas fases profundizaremos en cómo se ven en el drama KMHM, y como la historia progresa a partir del mismo progreso terapéutico del Sr. Cha.

kimhm-did-VII-1

Psicoterapias familiar, de pareja, y grupal: 

  • La familia: Como en cualquier otra enfermedad psiquiátrica es importante que la familia del paciente conozca las características del DID y colabore con la terapia. Como expresa brillantemente la serie, en boca de Oh Ri Jin: «El principio de la salud mental es la felicidad familiar». Pero, no olvidar que la causa principal del DID se ubica en una relación profundamente disfuncional en la familia primaria del paciente. En ocasiones la terapia familiar puede generar memorias muy negativas y obstaculizar el progreso de la terapia. En el caso de Cha Do Hyun se muestra claramente la poca cooperación de la familia en su restablecimiento, y como prefieren ignorar lo que sucede, o alejarlo de ellos.

kimhm-did-VII-2

  • La pareja: Es difícil para las personas con DID, debido a sus fobias de apego, encontrar una pareja estable, pero cuando sucede es muy importante involucrarla en la terapia, y que sea consciente del trastorno y del proceso. La serie nos muestra el mejor de todos los escenarios posibles al respecto, pues ya sabemos que Oh Ri Jin, no solo es una psiquiatra discípula del Dr. Seok, sino que está en la misma raíz del DID del Sr. Cha, y  sus sentimientos hacia el protagonista no pueden ser más positivos.

kimhm-did-VII-3

Terapia Farmacológica: 

Ya hemos hablado de que la terapia con medicamentos es solo eficiente parcialmente en el tratamiento de algunos signos. No existen medicamentos para curar el DID, pues no se trata de un trastorno de causa orgánica o de un desequilibrio químico. Los antidepresivos y los ansiolíticos pueden ayudar con los trastornos del estado de ánimo asociados.

En la serie, capítulo 19, el doctor Seok Ho Pil, menciona el AMYTAL, también conocido como Amobarbital Sódico. Es una sustancia que se empleó con éxito durante los años de la Segunda Guerra Mundial y posteriores, para tratar diferentes patología psiquiátricas, pues resultó muy significativa en la mejoría de pacientes estuporosos, con mutismo, y en la evocación de las memorias traumáticas de las personas con Trastorno de estrés postraumático; de ahí que se empleara en otros trastornos disociativos. Es una droga, por tanto, que actúa sobre el cerebro para inhibir determinados comportamientos defensivos y conseguir que fluyan las ideas. Así se le llama también Droga de la Verdad, y que fuera del uso médico, es considerado un método de tortura. Sin embargo, más allá de algunas posibles reacciones alérgicas, algunos científicos consideran que el Amytal no es un verdadero deshinibidor de la capacidad para evocar, sino, solo del lenguaje y el habla, y que los pacientes pueden generar fantasías y paramnesias, lo que implica que pueden no estar accediendo realmente a sus memorias «perdidas».

kimhm-did-VII-4

La hipnosis es una técnica empleada para profundizar en las memorias perdidas de los pacientes, y también válida en el tratamiento de D.I.D. No obstante la presentación casi mágica y todopoderosa de su uso es un tanto excesiva en HJM.

  • La hipnosis clínica: esta es una técnica muy sobrevalorada y también muy subvalorada en otros casos. El uso de la hipnosis indiscriminada contribuyó a sostener la teoría yatrogénica (obtener el efecto contrario, daño médico ocasionado con la terapia) sobre el DID, generada durante los años 90, que planteaba que: «el trastorno disociativo de identidad no sería de naturaleza post traumática, y que ni siquiera podría considerarse un diagnóstico “realista”, sino que es más bien un artificio producido por la psicoterapia y los medios de comunicación masivos.»  Esto se debió a varios casos donde quedó demostrado que, a través de la sugestión, los terapeutas habían inducido a pacientes disociados a creer que tenía un DID.

La hipnosis como técnica ayuda a tratar muchos síntomas del DID, como es las conductas autolesivas (intentos suicidas, automutilaciones), los trastornos del comportamiento alimentario y también el abuso de sustancias, como en cualquier otra patología primaria de este tipo. También puede ayudar a relajar al paciente, enfocarlo en su evocación y ayudar a la co-participación de los alters en el proceso de integración durante la psicoterapia individual. Pero no es mágica. Si la voluntad del paciente no está orientada a su recuperación, la hipnosis no puede crearla, pues esta técnica no crea ni anula la voluntad de quien la recibe.

kimhm-did-VII-5.

Nuevas técnicas, nuevas oportunidades:

  • EMDR: El uso de la Desensibilización y Reprogramación de los Movimientos Oculares, para cambiar la connotación emocional de los recuerdos negativos es hoy en día una de las más esperanzadoras técnicas que podrían hacer más corto el camino hacia la curación del DID. Usada en conjunto con la psicoterapia la técnica del EMDR, creada en el 1997 por la doctora norteamericana Francine Shapiro, incorpora no solo los movimientos oculares apropiados para procesar correctamente los recuerdos «coagulados» en el subconsciente, sino que crea en el cerebro una vía de «procesamiento acelerado de información», que podría acortar significativamente el tiempo de la terapia, y mejorar sus resultados. El Dr. Seok hace también referencia a este recurso terapéutico en el Capítulo 19 de KMHM.
  • Optogenética: Recientemente empleada sobre células del tejido nervioso, este método que se basa en al modificación de la información almacenada en el tejido celular mediante la incidencia de distintas frecuencias de luz, ha llegado a proponer en el futuro próximo una aplicación en el tratamiento de las patologías causadas por psicotraumas, como los trastornos disociativos. Aún en fase del estudio, en el año 2013, el científico japonés Susumo Tonegawa, mostró resultados en cuanto a la modificación de recuerdos negativos para convertirlos en positivos actuando sobre tejidos del hipocampo y la amígdala, en cerebros de ratones. En el futuro, la optogenética, podría ser una de las más útiles llaves para abrir la puerta a la sanación del DID.

kimhm-did-VII-6

PSICOTERAPÉUTICA DEL DID Y SUS FASES. REPRESENTACIONES EN EL DRAMA

Y con este punto cerramos nuestras siete partes de la entrada, bastante extensa, sobre el DID. La terapéutica empleada en el tratamiento de este trastorno fue magistralmente escenificada en la serie KMHM. El hecho que haya empleado ésta como la fuente principal, aun cuando no es la única que tocó el tema del DID, se debe en primer término, a la correcta interpretación que de este aspecto hicieron su creadora y sus realizadores.

Cuando inicia el drama tenemos que nuestro protagonista, Cha Do Hyun ya se encuentra insertado dentro de un proceso, más o menos favorable, en una primera fase de la integración. Esta integración comienza cuando un estado reconoce la intromisión de al menos otro estado, que está intentando comunicarse desde dentro de su subconsciente (Se Gi, reaparece hacia los 17 años e intenta tomar el control). Hasta ese momento los límites entre los estados eran demasiado fuertes para poder reconocerse entre sí. Este paso es esencial en la recuperación, aunque la interacción entre los estados sea algo torpe al inicio, como una pugna por emerger a la conciencia.

Es importante destacar, que aunque durante el tratamiento se consiga que las partes compartan memorias y se debiliten las fronteras disociativas, no quiere decir que el DID se convierta en otro trastorno disociativo, ni tampoco en otra patología psiquiátrica o neurológica que no existía previamente. No he encontrado en la literatura consultada ningún caso donde la integración conlleve a que otro alter pierda todos sus recuerdos como si se tratara de una demencia progresiva fatal, tal como lo expone JHM. Si bien para propósitos de la historia pudo ser un acertada solución dramática, como ejemplo de la terapéutica es realmente injustificable, (y viendo más lejos, un tanto contraproducente por cuanto refuerza el concepto de la fobia de un alter hacia otro, antes la escenificación de la martirización de un alter sacrificado en virtud del otro).

Un recuerdo no es como un objeto, que si te lo entrego, me quedo sin él. Quizás la mejor manera de aclararlo es a través de esta fabulosa frase del gran George Bernard Shaw:

«Si usted tiene una manzana, y yo tengo una manzana, y las intercambiamos, ambos seguiremos teniendo una manzana. Pero si usted tiene una idea, y yo tengo un idea, y las intercambiamos: ambos tendremos dos ideas».

EL LARGO VIAJE HACIA LA UNIFICACIÓN: el proceso de Integración.

El proceso de integración pasa por vencer la negación y el aislamiento del dolor traumático. Para ello el cerebro usa sus sellos integradores de lo que hemos hablado anteriormente y que se ven muy bien durante la serie: la co-conciencia, la co-participación y la co-presencia, mecanismos naturales del proceso.

La integración es, tal como explica Oh Ri Jin, como armar un rompecabezas que no puede ser resuelto sin tomar las piezas de la experiencia de vida que llevaron a la disociación, y uniéndolas donde los eventos se deben reasociar uno con el otro.

El proceso de integración no significa la aniquilación de los alters: TODOS son en sí mismo una parte, fragmentos de una misma identidad. Al compartir ideas, pensamientos, recuerdos, actitudes, habilidades y gustos todos asimilan de las cualidades de los otros, y por eso mismo se hacen UNO, es decir, conseguir la unificación, que es el modo en que la personalidad sana interactúa «adentro» y «afuera».

Para que se inicie el proceso de integración es esencial que:

Al menos un estado subconsciente tiene que emerger y estar dispuesto a trabajar. Los estados internos se acepten entre sí, aprecien lo que los diferencia y compartan experiencia sobre el trauma, es decir co-participen.

kimhm-did-VII-7

La cartografia de los alters es una de los pasos esenciales en la primera fase de la integración.

Continúa en la VII Parte (2) Final >>>

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s