Oh My Ghost(ess)! Dulce y salado kimchi romance


“Y lo encontró tan a gusto que se lo tomó todo…”

Terminó hace unas semanas Oh My Ghostness (TvN, 2015).

Llegué a ella luego de probar y desechar varios platillos de los menús de las cadenas principales, incluso algunos que tenía en esa lista pendiente…y que volvieron a ella tras los primeros episodios.

Este fue mi plato de Bebé Oso…el que no encontré ni demasiado caliente, ni demasiado frío…

Justo lo que me apetecía, como a Risitos de Oro.

Para una parte considerable de los espectadores coreanos este drama fue el menú de viernes y sábado entre el 3 de julio y el 22 de agosto, a las 8:30 de la noche. Ello explica que un drama de TVN alcanzara un rating de 8.0 puntos para una emisión por cable, mientras que su puntuación en la mayoría de los foros y sitios internacionales donde se transmiten kdramas, sobrepasara esos 8… (de 8 sobre 10 puntos).

¿Cuáles fueron las razones para el éxito de este drama de contexto gastronómico?

 omg_2-posterTVNOh my Ghost-ess, una serie de TVN, transmitida por cable en Corea del Sur entre julio y agosto, insertada en el mundo gastronómico es también una serie de romance paranormal, una comedia, y un policiaco.

Protagonistas a la carta:

El cating para los protagonistas de esta serie me ha parecido su primer acierto.

Ellos se desenvuelven con la imprescindible química. Y hablo en primer término de la química femenina, entre las actrices de la dupla protagónica ; y en segundo término, por supuesto, entre la pareja predestinada.

omg-2-protagonistasfemeninasLa obligada coherencia y continuidad de intenciones que conlleva compartir el mismo personaje debió exigir a Park Bo-young y a Kim Seol-Gie un profundo trabajo de caracterización.

La actuación de Park Bo-young (como joven aprendiz de chef, Na Bong-sun), ya bien instalada como una de las mejores actrices de comedia del país, convence tanto en su timidez como en su picardía, y sus transformaciones entre el estado de posesión y su natural yo marcan una acertada progresión (guión y dirección de actores mediante), sin dejar de acentuar las diferencias.

omg-3-nbs1

Park Bo-young consigue que olvidemos a la actriz y compartamos cada sentimiento de sus dos representaciones.

Vuelve a ser Kim Seul-Gie (la enérgica fantasma virgen Shin Soon-Ae) una grata sorpresa para mí como espectadora. La había visto recientemente en su breve aparición como la paciente bipolar de hospital Kanghan en Kill Me Heal Me (MBC, 2015), y no por ser breve dejó de exponer su registro actoral para la comedia. En OMG consolida sus dotes para ésta, tanto como para el melodrama. Ambas actrices consiguen sacarle al guión de Yang Hee-Seung lo que las hace brillar.

omg-4-KimSeolGie

Kim Seol-Gie a la izquierda en los primeros tres capitulos de Kill me Heal me como Heo Sook-hee. A la derecha, sosteniendo el guion de OMG, un trabajo de mucha mayor complejidad y extensión en un drama.

Y lo consiguen incluso más que el propio Chef Kang, encarnado por Cho Jung-Suk.

omg-5-protagonistasEl chef y dueño del restaurant Sun (Sol), es un personaje sin grandes traumas ni tragedias asoladoras, pero sí tierno y consistente. Alguien que tras una infancia marcada por el acoso escolar y el abandono emocional materno, ha conseguido labrar su vida auto-alentándose y enfocándose en sus fortalezas…lo que no significa que sus heridas no sigan bastante visibles y que ellas le den un poco ese aire, si bien no trágico, sí un tanto sentimental.

La relación entre el Kang Sun-woo con su madre, hermana, personal del restaurant y amigos de la infancia, y por supuesto con Na Bong-sun/Soon Ae, van iluminando este personaje definitivamente humano, capaz de adoptar un perro callejero o de considerar como política que en su restaurant jamás despide a nadie después de seis meses sin antes ayudarle a encontrar otro empleo; lo que constantemente entra en contrapunteo con su discurso arrogante y en apariencias superficial, dándole una multidimensionalidad conmovedora, que se muestra más que se discursa. Otro gran acierto del guión…Y del casting.

omg-6-los dos

Jung-Suk hace verosímil un personaje donde sus actos y su discurso se contradicen sin inconsistencia.  Junto a Park Bo-young van construyendo una relación bien argumentada en términos de progresión dramática,  y visualmente más que convicente en su acting.

Por ello, cuando digo que las chicas brillan más no es porque Jung-Suk no haya encarnado con excelencia su papel; es porque esta serie tiene un alto componente de sustancia femenina en la receta.

No solo por las actrices mencionadas, sino también por las secundarias. Son las mujeres quienes más acciones toman para mover el drama. E incluso al final, la solución del conflicto esencial quedará en manos de las chicas. Algo que sin dudas, le da un realce a lo femenino en esta historia como pocas, y que una vez más es motivo de mi complacencia.

Un Menú bien provisto:

Balance es la palabra más acertada para hablar de esta serie. En el plato ha equilibrado todos los ingredientes: humor, romance y melodrama, aderezado con lo sobrenatural, el misterio y el suspenso policíaco, dándole matices al tópico del drama sobre cocina y restaurantes. Todos en el menú, pero muy bien demarcados.

Los personajes de apoyo, o secundarios generan un caldo apropiado para el sabor de la comedia. Ese entramado de relaciones que abundan en las series culinarias y casi siempre funciona. Viéndoles no puedes menos que recordar series memorables como Coffee Prince, o Pasta…entre muchas otras. El team de cocina del restaurante del Chef Kang se desenvuelve sin demasiada complejidad dramática en sus personajes, pero sus funciones propiciatorias están bien sentadas (generar celos en el Chef, complicarle el día a la heroína o facilitárselo según sea el caso ) y son siempre fuente del alivio cómico que se agradece.

omg-8-kdramas cocinaViéndolos en su accionar, no puedes menos que recordar series memorables como Coffee Prince, Pasta…entre muchas otras enjundiosas historias del sector culinario.

En este mismo tono están los personajes de la madre del chef Kang, interpretada por la actriz Shin Eun-Kyung (a quien yo no había tenido el gusto de volver a disfrutar desde Bad Couple) y la chaman Subbinggo (Lee Jung Eun), un personaje pintoresco, polifacético y esencial en sus funciones de guardiana del umbral y donadora para el viaje de las heroínas.

omg-9-Seobbingo

Lee JungEun caracteriza a la medium/chaman imprescindible de este tipo de historias.

Más en la franja del melodrama se ubica el padre de Shin Soon Ae (Lee Dae-yeon), su propio hermano, inmaduro y desmotivado (Lee Hak-Joo); quienes viven de diferentes maneras el duelo por la hija o hermana fallecida, respectivamente. En este acápite del menú ubico también a Eun-hee, la dulce hermana del Chef, que ha quedado discapacitada tras un misterioso accidente de atropello y fuga (Shin Hye-Sun, quien ahora mismo está mostrando una faceta muy diferente en She was pretty), la cual añade un aroma finísimo de resignación a su tragedia pasada, y que articula, desde una aparente segundo plano, el núcleo mismo del detonante del drama.

omg-10-copLim Ju-hwan, como el teniente Choi, cuñado de Chef Kang, asume uno de los roles más complejos de la historia y entre los mejores desempeños del actor en su carrera.

Entre los ingredientes del suspense, tengo que reconocer que el actor Lim Ju-Hwan consigue uno de los personajes más tenebrosos que he podido encontrar en un drama de este estilo y género. Su Teniente Choi garantiza la buena dosis de intriga, tanto como elemento policiaco como para abonar el terreno de lo sobrenatural.

Lo sobrenatural adquiere aquí un carácter medular, pues estamos hablando de una historia que parte de la posesión del cuerpo de la heroína por un fantasma virgen de edad similar, enfocado en conseguir lo que ella estima su deuda en este mundo: conseguir una relación carnal con un hombre. Motivo que paulatinamente queda desplazado, en función de descubrir la causa de su prematura e injustificada muerte. La solución del acto de posesión, las vías de comunicación entre muertos y vivos y la interacción de los dos mundos: el de los fantasmas y nuestra realidad cotidiana, se va develando apropiadamente, sin deux ex machinas, pero sin excesos de ambiente ni efectos especiales fastuosos. Justo la cantidad necesaria y suficiente para que podamos paladear en la historia este ingrediente peculiar que la define.

omg-11-mundodelosmuertosLos fantasmas asisten a comedores donde comparten las ofrendas votivas a los difuntos, mientras conversan sobre las reglas y noticias en el mundo de los muertos. Con sencillez y comicidad, lo sobrenatural tiene más visos de realismo mágico que de fantático, en OMG.

Del mundo culinario, cursando como telón de fondo, se aprovechan sus concursos, realitys televisivos (donde se inserta el personaje de Lee So-Hyeong, la productora del programa de cocina de la TV y potencial prometida del Chef, encarnado por la actriz Park Jung-Ah); así como las dinámicas sociales de los blogs de cocina y recetas, que complementan el diario quehacer en el restaurant Sun.

Y a la postre…

omg-12- couple

Del romance en OMG no hay nada que reclamar, creíble en su progresión dentro de los límites del género, con una magnifica química actoral y besos más que convincentes.

Pocas series me han complacido tanto con su capítulo final últimamente como lo consiguió OMG. Un final especiado con revelaciones, partidas, regresos, cambios de status (desde el plano más astral hasta el más concreto)…y hermosas lecciones de altruismo.

Sobre el guión, en resumen, debo decir que es muy fresco, lleno de buenos giros sin demasiada experimentación; tomando de las recetas clásicas y combinándolas con los gustos de moda. Ello hace de esta oferta de TVN un excelente producto de su género, sin excesivos condimentos, que despistan al consumidor acerca de qué exactamente está recibiendo, pero arriesgándose a variar, combinar y probar sabores diferentes y de buen gusto, y con ello ganar el paladar de un amplio espectro de audiencias.

Con tensión y enfrentamientos, pero sin precipitaciones, ni saltar corriendo por la ventana, como en Risitos de Oro.

O para decirlo, finalmente, en términos de gastronomía, un delicioso ajiaco, fabada o sancocho…bien cocido, bien servido, donde se puede disfrutar cada ingrediente, pero sin socavar el sabor del todo.

omg-13-guionicon-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s