TREN A BUSAN…”Más de lo mismo” no es lo mismo, si hablamos del cine de Corea del Sur.


 

Tren a Busan (BusanHaeng) está siendo un fenómeno de taquilla en Corea del Sur, y también en todas las partes del mundo que gozan del privilegio de exhibirla.  En Miami se mostró en un solo cine (el 5 de Agosto en el O Cinema), y ya no está disponible. A veces una se pone ácida, y hasta te da por pensar es que no quisieran que nadie la descubra hasta que puedan hacer una mediocre copia hollywoodense. No obstante, no pasó inadvertida. Si quieren leer la reseña de un crítico que sí pudo verla aquí tienen la de Rene Rodriguez del Miami Herald.

No todo es culpa de AMC Theater, seamos justos. Corea del Sur, que pone a disposición inmediata de cualquiera sus series, dramas y filmes de todo tipo, ha conseguido mantener en ABSOLUTO control la distribución no oficial de la película.

A estas alturas, a casi un mes del estreno en su país, es imposible de visionar en internet.

No obstante entre trailers, fragmentos del filme,  BTS, y abundantes comentarios en los sitios más prestigiosos de la crítica cinematográfica, te puedes hacer una idea del impacto conseguido. No solo en el público fan del fenómeno zombie, o en el público coreano que tanto sigue su cine (vista por más de 10 millones de personas en menos de quince días, en un país donde se realizan cerca de 300 filmes al año, y cuya industria cinematográfica ha crecido en un 81% entre 2007 y 2014), sino que también ha impactado en la crítica más rancia, desde el selecto auditorio del Festival de Cannes 2016  hasta en los columnistas de Los Angeles Times, y The New York Times.

Pero, ¿qué puede tener de nuevo una película sobre un armagedón zombie?

worldwarz-iamlegend
Word War Z (2013) y Soy Leyenda (I am Legend, 2007), entre otras tantas referencias se notarán en la película Train to Busan. Sin embargo, la crítica y el público en un sitio como Rotten Tomatoes, otorgan a la primera un 67%/ 72% ; y a la segunda un 70%/68% . Si quieres saber que dicen el público y la crítica sobre Train to Busan mira aquí: https://www.rottentomatoes.com/m/train_to_busan

Nada nuevo en apariencias. Escenas que le deben tanto a World War Z, como a I am Legend…Para más, Tren a Busan arranca con el cliché más común del cine de catastrofismo. El del hombre atravesando un complejo proceso de divorcio, adicto al trabajo o atrapado dentro de este, que tiene que “ir a por”, o “llevar a”…la hija a otro punto del mapa, entre cuyos dos extremos ocurre la película. Lo hemos visto en Metro, (el filme ruso del 2013), lo hemos visto (sí, por desgracia lo he visto), en San Andreas (USA, 2015), y hasta en La guerra de los mundos (USA 2005)…para no hacer más larga la lista.

Como expresa la crítica del Arizona Republic, Barbara VanDenburg   “It may not be something we’ve never seen before…” pero, como ella misma concluye “…it’s something we can benefit from seeing again.

Y es que una vez más el cine surcoreano toma lo que el cine occidental ha agotado por cansancio, y lo convierte en algo diferente. Y no son los efectos especiales, siempre muy dignos y a veces realmente portentosos, las razones de su éxito. Es, porque a diferencia de lo más usual en nuestra cinematografía occidental, la historia no importa tanto como se inicia (lo siento, Sr. Syd Field y seguidores) y a veces tampoco tanto como termina…pues, como su ancestral filosofía asiática contempla, “al final, es el viaje lo que importa”.

Poco habituados a ello, buena parte del público occidental y sus críticos quedan perplejos ante la posibilidad de que una “película de zombies” cuente con personajes emocionalmente complejos (porque los surcoreanos desbordan “feeling” hasta en las peliculas de zombies), actuaciones convincentes, incluyendo la de una niña de 10 años (Kim Su An) que se roba completamente el show, y a la que luego vemos en la alfombra roja de Cannes comportándose, no como una sofisticada modelo de Calvin Klein en miniatura, sino como una niña de 10 años inocente y feliz.

Train+BusanRedKimSooAn
Kim Soo An nació en el 2006, tiene exactamente 10 años. Train to Busan es el filme número doce en su carrera cinematográfica.

 

Goong. Ma. TTB
Goong Yoo y Ma Dong Seuk, dos actores de diferentes generaciones pero que cualquier aficionado al cine y la televisión de este país reconoce. El primero es el protagonista del primer drama televisivo que me introdujo definitivamente en el mundo de los k-dramas. El Sr. Ma, desde que lo vi en el año 2005, como parte del elenco de Soldados de Cielo (Heaven’s Soldiers), una película de ciencia ficción y viajes en el tiempo que se agradece siempre, hasta su actual protagónico en la serie de OCN, Escuadrón 38, y nunca  ha decepcionado.

No he visto el filme en su totalidad, pero no lo necesito para saber que con Ma Dong-suk y Goong Yoo en el casting principal ese tren va más que bien encarrilado en cuanto a actuaciones. Que los críticos, como Jeannete Catsoulis, columnista del New York Times, se sobresalten por la calidad de las acrobacias y las coreografías solo me hace suponer  cuán poco han visto de cine de acción surcoreano.  En cuanto a la dirección de Yeon y la cinematografía de Lee Hyung Duk, la misma crítica, destaca su coherencia narrativa dentro de un mare magnum de imágenes caóticas, no solo bien filmadas, sino también sabiamente editadas: “Often chaotic but never disorienting, the movie’s spirited set pieces — like a wriggling ribbon of undead clinging doggedly to the last compartment — owe much to Lee Hyung-deok’s wonderfully agile cinematogrgraphy.

Yeon Sang-ho, el director y guionista, debuta en el live action con Train to Busan, pero como director de la animación, además de Seul Station, desarrollada dentro del mismo universo narrativo de Train to Busan; cuenta con los filmes animados The Fake (2013) y el multipremiado The King of Pigs (2011). En ellos, como en su Tren a Busan, el cuestionamiento de la estratificación de clases sobre la que se sostiene la violencia social está crudamente expuesto.

 

Es éste el subtexto principal que la mayoría de los críticos deducen en el apocalipsis zombie de Yeon Sang-ho. Establecidos los zombies por el canon de la crítica como una metáfora de la desintegración social del mundo moderno, su agresividad y sus contradicciones, los surcoreanos han sido también puestos bajo esta lupa. Como parte de esta intención crítica hay otras dos cuestiones que han llamado mi atención en la zombificación social dentro del filme. No son nuevas tampoco, pero una vez más, sí son usadas de una manera propia para caracterizar la sociedad surcoreana del 2016.

1) La velocidad. Los zombies de Yeon se mueven rápido…muy, muy rápido. Y es que en la sociedad del “palí, palí!” ( 빨리 como se pronuncia en coreano “de prisa”, “hurry up”) si un zombie va lento…muere atropellado en un paso cebra con la luz peatonal en verde. Los cambios vertiginosos que se han producido en el sur de la península en los últimos diez años, más que una evolución acelerada parecen una mutación. Y no solo estamos hablando de modelos de los celulares Samsung. El KTX bullet train, escenario central de la historia, redunda en la metáfora.

2) La visualidad: los zombies surcoreanos de Train to Busan atacan mientras te están viendo…igualmente, tienen esa catarata viscosa cubriendo el globo ocular. Se ha usado antes, es cierto. Pero en el zombie de Yeon, advierto una metáfora de ese potencial fustigamiento al que podría ser sometido, a cualquier hora, cualquier individuo que sea visible, sea una personalidad mediática o alguien con un perfil público en redes. Lo que equivale a decir tratándose de Corea del Sur, el país con los mejores índice de conectividad digital del planeta, cualquier persona. Solo por el hecho de ser visible, de ponerte a tiro de las frustraciones del prójimo, ya se es una diana probable para ser blanco del bulling digital, la irracionalidad de los grupos antifans, o cualquier otra derivación de la violencia psicológica (cegadas por una catarata mental), que en Train to Busan se transforma en descarnadamente física.

Espero poder ver pronto de principio a fin, el filme surcoreano más taquillero del año. Y aunque los zombies nunca han sido mi fuerte, ni mi predileccion, espero complacer mis expectativas creadas a partir de sus muchos fragmentos desperdigados por la redes.

Train to Busan, una punta de iceberg que se ha dejado ver masivamente en occidente (como en su momento el boom del Gangnam Style de Psy), tiene debajo una ingente masa de grandes obras cinematográficas de todos los géneros todavía desconocidas por muchos y aún mejores, fabulosos directores, productores y directores de arte llenos de ingenio, actores de primera línea y guionistas capaces de contar ese cuento que ya te sabes, de una manera que si no te parece totalmente nueva, seguramente sí vas a SENTIR que valió la pena.

 

2 comentarios sobre “TREN A BUSAN…”Más de lo mismo” no es lo mismo, si hablamos del cine de Corea del Sur.

    1. Hola, Alcione. Gracias por comentar.
      -SPOILER- -SPOILER- -SPOILER-
      Ya pude ver la película completa, y en efecto, la llamada del analista Kim Dae Ri hacia la hora y 25 minutos del filme, nos dice que todo comenzó en una empresa de biotecnología, YT Biotech en la que ellos tenían inversiones. Un gran giro para la historia y algo que determina el destino del personaje principal.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s