El cartel promocional en los kdramas: una imagen para contar mucho más de mil palabras. (I parte)


Aunque no siempre reconocido en su justa medida por los festivales y sus categorías de premios, el cartel promocional de cine o TV, incluso frente al video promocional o el teaser, sigue siendo una carta de presentación invaluable para la comunicación con la audiencia. Tanto como en el cine, cada vez más las series de televisión prestan atención a los diseños de sus carteles o poster promocionales.

En los dramas asiáticos, y particularmente en el kdrama, podría pensarse que no hay demasiada variedad en cuanto a los carteles. Siendo el romance el plato fuerte en su mayoría, mostrar a la pareja protagónica de espaldas enfrentadas, y centrada en el cartel (2), como ocurre en los posters de la mayoría de las comedias románticas del mundo, sería todo lo que vamos a encontrar.

Uno de los más recurrentes clichés visuales de el cartel promocional de la comedia romántica: protagonistas espalda contra espalda. Para conocer sobre otros, visite los articulos referidos al final de esta entrega.

Por otro lado, es sabido que el gran público de dramas sigue casi ciegamente a sus actores y actrices favoritos, así que podríamos asumir que no existe cartel que ignore la imagen de estos en primer plano. Y lo demás, sería pues puro complemento de fondo.

Sonata de Invierno (Winter Sonata, KBS2 2002), un clásico que dio la vuelta al mundo, y que también usa los códigos habituales del romance, aunque visualmente mucho más atractivo en su composición que la media de “las espaldas contra espaldas”.

No podemos pasar por alto, además, que las series coreanas, japonesas y chinas, para citar las más conocidas del continente, son obras de fast-view (término que uso personalmente, no hay nada académico en ello, un equivalente del fast-food ), obras que se graban mientras se emiten, que están hechas para entretener a corto plazo (10,16, 20, 24 horas) y ser sustituidas rápidamente por otras. Compararlas con las series por temporadas occidentales en las que se invierte un año o más de producción para obtener 20 episodios en el año, no es ni sensato, ni justo.

Educando a la princesa (Princess Hours, MBC 2006). A pesar de los once años transcurridos, hoy sigue impresionando por su cuidada producción.

Aun así, la calidad de muchos de estas producciones asiáticas hace palidecer a series occidentales de alto presupuesto y aún más largo tiempo de preproducción y producción. Y entre esos apartados en los que sacan ventajas algunas veces está justamente el del cartel promocional.

Aunque es innegable que el drama asiático no puede prescindir del peso promocional del casting en sus carteles, no todos se resuelven de modo simplista. Es posible encontrar destacadas piezas gráficas dentro del trabajo del cartel promocional de las series coreanas: carteles que usan los elementos plásticos de la composición, la imagen, el color y la tipografía con maestría, inteligencia y un alto vuelo estético y comunicativo, sin ignorar del tipo de producto de consumo masivo del que se trata.

Las funciones de un buen cartel.

El cartel o poster, que debe ser creativo y singular como para que se distinga de otros carteles, reflejar lo notorio de la obra que promueve, y quedar en la memoria del receptor usando sus recursos visuales y de comunicación, comunica al espectador de forma sintética y directa lo relacionado con el argumento, cuidando de no contener spoilers, o revelar demasiado como para que los giros argumentales y especialmente el final no quede expuesto. Esa es la función de comunicación que se nombra denotativa.

Por otra parte, a un nivel más subjetivo, el cartel sugiere el tono, el ambiente y los estados emocionales que la obra busca transmitir; y el género escogido para contar la historia obviamente se expresará a través de esta dimensión, nombrada connotativa.

No siempre ocurre, – y lo dramas asiáticos, y en particular los kdramas, no son una excepción- que las funciones denotativa y connotativa del cartel están aprovechadas y bien empleadas. Veamos algunos ejemplos.

Series mejores que sus posters…y a veces “tanto” como sus posters.

Uno de los ejemplos donde esto falla es el de la serie policiaca “I remember you”, a.ka.  “Hello Monster”. No solo fracasa en el aspecto denotativo, pues de este poster solo intuimos que los personajes de Jang Nara y Seo In Guk serán los protagonistas y se liarán de algún modo, sino que se pierde, y es lo peor del caso, en el aspecto connotativo al sugerir una comedia romántica más cuando lo menos que tiene esta serie es de romance y mucho menos de comedia.

Jang Nara y Seo In Guk, juntos en Hello Monster, pero de una manera muy diferente a lo que promueve su primer cartel promocional.

Aunque los posteriores posters de la serie estuvieron más en consonancia con el género policial, no dejaron de ser bastante convencionales para una serie cuya propuesta no era nada convencional.

Aunque más afín con el género, este poster de Hello monster, no sólo contiene spoilers (acerca del asesino), sino que no hace justicia tampoco a su historia.

El cartel anterior cumple así mismo con uno de los cliché de diseño de cartel para los dramas policiales: toda la paleta cargada al color azul. Pareciera que todas las series de crímenes tienen que ser iluminadas con esa fría luz azul con la que la técnica policial hace visible los rastros de fluidos corporales, como constatamos en los siguientes posters del 2017.

Duel (OCN, 2017), Criminal Mind (TvN, 2017) y Look Out (MBC,. 2017), todas usan y abusan del azul neón, pero no son los únicos dramas policiales que lo hacen.

En cuanto a la comedia romántica, el topicazo de color lo gana el rosa. El abuso de este suele dañar la primera impresión sobre la singularidad de la obra.  Aunque la composición, imagen y tipografía estén correctamente empleadas, el sobreuso de estos tonos apastelados, edulcora en exceso y da con frecuencia la impresión de una historia mucho más simple que la que algunos de estos dramas nos ofrecen.

Romance y rosa forman un dueto muy socorrido y a veces demasiado común. Fighting to my Way (KBS 2017), She Was Pretty (MBC, 2015), Jekyl, Hide and me (SBS, 2015) y Shopping King Louis (MBC, 2016), ejemplos del sobre uso del rosa, que no siempre favorece.

Sin embargo, en cuanto a su función denotativa (anticipar el atractivo de la historia) vemos mucho mejor resultado con el uso del color  y la composición en estos otros posters tanto de She Was Pretty como de Shopping King Louis.

En otros casos, sucede que el intento de relacionar una estética gráfica de moda con una serie que no tiene nada que ver con ella, genera carteles un tanto incoherentes entre la denotación y la connotación del mensaje. Por ejemplo, el cartel de Entertainer (SBS, 2016)  o esta versión de cartel de Look out (MBC, 2017).

Aunque la estética del vintage u old fashion en diseño informacional (como en casi todo) está de moda, no tienen ninguna implicación narrativa en estas series. A la izquierda y centro, dos carteles de Entertainer, que de old fashion solo tenía alguna que otra canción del grupo sueco ABBA. A la extrema derecha, el cartel de Look Out, da otra estética completamente diferente al cartel mencionado en el ejemplo del azul-“policiaco”, y estas diferencias hacen pensar en que los creadores no tenían muy claro exactamente qué querían mostrar en su poster promocional.

Y por último nos encontramos el repetido recurso en los dramas de épocas o sageuk de centrarse en la belleza de los vestuarios, las poses épicas de los personajes y la acumulación de actores/personajes en la imagen, lo que puede hacer difícil la identificación de una obra histórica respecto a la otra, pareciendo que todas van de lo mismo, aunque no sea así (al menos no tanto como sus posters).

Los mismo motivos de los sageuks se repiten con mucha frecuencia en sus posters. Arriba, Empress Ki (MBC, 2013-2014), Ruler of the Mask (MBC, 2017). Abajo: Mirrow of the Witch (JtBC, 2016), y The Moon embracing the Sun (MBC, 2012).

Cuando todo funciona en un buen cartel. (… tanto o mejor que sus series)

Sin embargo, hay otros muchos buenos ejemplos. Unos destacan por su imagen, que contiene la fuerza necesaria para captar la atención y contar elementos cruciales de la trama. Otros destacan por el uso del color, enfatizando elementos subyacentes en la historia, las emociones involucradas y el género que abordan, y otros por el buen trabajo con la tipografía y los caracteres del hangul (y es que el hangul tiene una flexibilidad y potencial plástico inagotables). En todos se aprecia un buen balance de composición, o sea, la ubicación de los elementos gráficos: fondo y figura, color, tipografías, para generar un mensaje sintético e impactante de la historia, transmitiendo con claridad el concepto de la obra.

A continuación mencionaremos ejemplos de los que, a nuestro juicio, están entre los mejores carteles promocionales de los dramas coreanos, sin ordenarlos jerárquicamente y categorizándolos según el aspecto gráfico que más destaca.

Por la imagen.

Cuidando de no hacer spoilers sobre algo que ya es evidente: que los protagonistas se encontrarán de algún modo, el uso de un fotograma o escena de la obra como cartel ha dado origen a buenos posters. Este es el caso de  Descendants of the Sun (KBS, 2016).

Y también en este cartel de Legend of the Blue Sea (SBS, 2016). El trabajo de luces y el diseño arquitectónico del lugar, incluso las líneas de fuga enfatizadas por los pilotes de la calle, sugieren un elemento mágico-folclórico subyacente que motiva la curiosidad y carga de romanticismo, sin edulcoramiento, la escena tan asertadamente escogida para este cartel en específico, que nada tiene que ver con los otros creados para el mismo drama.

A veces basta con una variación de una toma dentro de una escena para obtener de ella un gran cartel. Aquí esta Sorry, I Love You (KBS, 2004), poster que usando contrastes de color, caracteriza a los personajes protagónicos y enfatizan el entorno urbano y su desequilibrio en el que se ubica la historia, dando información sugerente sobre el argumento sin revelar más de lo necesario.

Otra manera de usar con efectividad el cartel para ubicarnos tanto en el género de la historia como para describir a la protagonista, lo tenemos en este poster de Pasta (MBC, 2010), que consigue el mejor balance compositivo y de comunicación entre los otros creados para la misma serie protagonizada por Gong Hyo-jin.

Por el color

El uso del color como elemento de comunicación esencial del cartel lo vemos en el drama coreano-japones-chino Strangers 6.  Aquí los colores primarios, azul, rojo y amarillo, sirven para marcar respectivamente los espacios nacionales donde se desarrollan las acciones, favoreciendo la rápida identificación del género y el hecho en sí de la coproducción internacional.

El uso de azul y el rojo como parte de la identificación de lo coreano es muy usual en la comunicación gráfica de este país y los dramas no escapan a ello. Más allá del topicazo de la mujer de rojo.(1) y el espalda contra espalda, en este poster de Deserved of the Name (TvN, 2017) se percibe el rejuego implícito con el símbolo del Taegeukgi .  Los dos elementos rojo-fuego, azul-agua, que se imbrican en el yin-yang de la bandera, son expresión también de la unidad de los contrarios, y resume visualmente la esencia de este drama .

En el siguiente poster es imposible no pensar en el contraste entre el blanco de la perfección aparente y el rojo de las pasiones ocultas. Entre todas las versiones de carteles para It´s Ok That Love (SBS, 2014), este es el que mejor le ajusta y es el más memorable. A los espectadores coreanos le pareció demasiado picante o atrevido, pero creo que le asienta perfectamente a la historia y su intención.

Y como último ejemplo del color, les dejo este poster que es fabuloso en todos sus elementos: composición, imagen, tipografía, y obviamente por el uso del color azul. El azul, presente en los contrastantes vestuarios simbolizan sometimiento y limitación: la toga de fiscal, el traje de presidio, la corbata del business man, y el vestido de lujo, son expresiones de aquello que pauta y controla la vida de los personajes. Los fondos cargados de elementos rotos o abigarrados, en escala de grises, deja claro el género de este drama. Por último, el azul como sinónimo de tristeza alcanza en Secret Love (KBS, 2013) su más convincente manifestación.

En la siguiente entrega hablaremos sobre la tipografía y la composición en los mejores carteles de dramas.

Mientras tanto puedes ir profundizando en el tema en:

1- Los 13 topicazos de los carteles de cine.  En: http://cinemania.elmundo.es/noticias/los-13-topicazos-de-los-carteles-de-cine/

2- ¿Cuántos tipos de carteles de comedias románticas hay? En http://cinemania.elmundo.es/noticias/cuantos-tipos-de-carteles-de-comedias-romanticas-hay/

3- Netizens compile the worst K-drama posters designed. En: http://www.koreaboo.com/uncategorized/netizens-compile-worst-k-drama-posters-designed/

Nota: las imágenes para ilustrar el texto provienen de asianwiki, wikipedia, soompi.com, wiki-drama addict.com(wiki drama) y imdb.com.

Continuará…

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “El cartel promocional en los kdramas: una imagen para contar mucho más de mil palabras. (I parte)

  1. Oh la importancia del cartel promocional incluso la podemos constatar desde nuestro lado de espectador solamente, tengo amigas que en un arrebato o impulso empezaron a ver un drama o película del que no sabían nada luego de que vieron el poster y nada más, a mi misma me ha pasado hace unos meses con el de la película ‘Daddy you, daughter me’, el contraste de colores hizo que no pensara en otra cosa más que verla (incluso la acabé viendo con engsubs).
    Actualmente estoy viendo Shopping King Louie y justo hoy me detuve a ver sus posters y me parecieron perfectos, el drama tiene esa dulzura e inocencia que transmite el rosa, y te genera curiosidad la idea de las compras que se plasma muy bien en ellos. Sin embargo, en Fight My Way por ejemplo, el rosa no refleja mucho el espíritu del drama, supongo que la producción opta por esa propuesta en un afán de captar la atención, como también asumo que pasó con el de I remember you.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tal como lo dices, no siempre el rosa le va al romance, a veces realza el concepto, y otras lo desvirtúa. Sobre Shopping King Louie volveremos en la segunda parte de la entrada, y también para hablar de otros buenos posters de series de Tv asiáticas. Gracias, Marilú, por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s