DIEZ COSAS QUE PASARÍAN SI “LOS JUEGOS DEL HAMBRE ” FUERAN UN KDRAMA.

Terminada la lectura de Sinsajo, tercera entrega de La Saga de los Distritos, de la guionista y novelista Suzanne Collins, más conocida por sus versiones cinematográficas bajo el título de la primera entrega The Hunger Games (Los Juegos del Hambre) he encontrado un tema con bastante sustancia para compartir.

Quería ver la cuarta película antes de leer la saga, pues la había conocido a través del cine. Tengo muchas cosas que apuntar a favor de la historia, como tantas otras que restar acerca de la narrativa de la misma.

Seguir leyendo «DIEZ COSAS QUE PASARÍAN SI “LOS JUEGOS DEL HAMBRE ” FUERAN UN KDRAMA.»

Oh My Ghost(ess)! Dulce y salado kimchi romance

«Y lo encontró tan a gusto que se lo tomó todo…»

Terminó hace unas semanas Oh My Ghostness (TvN, 2015).

Llegué a ella luego de probar y desechar varios platillos de los menús de las cadenas principales, incluso algunos que tenía en esa lista pendiente…y que volvieron a ella tras los primeros episodios.

Este fue mi plato de Bebé Oso…el que no encontré ni demasiado caliente, ni demasiado frío…

Justo lo que me apetecía, como a Risitos de Oro.

Para una parte considerable de los espectadores coreanos este drama fue el menú de viernes y sábado entre el 3 de julio y el 22 de agosto, a las 8:30 de la noche. Ello explica que un drama de TVN alcanzara un rating de 8.0 puntos para una emisión por cable, mientras que su puntuación en la mayoría de los foros y sitios internacionales donde se transmiten kdramas, sobrepasara esos 8… (de 8 sobre 10 puntos).

¿Cuáles fueron las razones para el éxito de este drama de contexto gastronómico?

Seguir leyendo «Oh My Ghost(ess)! Dulce y salado kimchi romance»

49 Days, el review de un drama que pudo ser mucho mejor –por Nerea Ramírez–

Este artículo es una colaboración para la La Clínica del Drama, ofrecida por su autora Nerea Ramírez. 49 Días, una serie de SBS, del año 2011, es el tema de su análisis en cuanto a guion y realización.

banner Seguir leyendo «49 Days, el review de un drama que pudo ser mucho mejor –por Nerea Ramírez–»